divendres, 25 de maig de 2012

holland

Hace mucho que no actualizo el blog. Quizás desde que perdí parte de la ilusión que me tenia atada a Londres. Esa ciudad que promete mucho pero que creo que no he sabido aprovechar antes de caer en la rutina. No he abandonado esto por desencanto, sino por lo poco que tenia que decir, o quizás por las pocas ganas de transmitirlo. No quiero pintar esto más dramático de lo que es, tampoco es eso, aqui me he reído como nunca, crezco día a día y se que con distanciamiento todo será distinto. Las cosas buenas se valoran siempre al instante (si es que se valoran), pero las malas cuesta más asimilarlas y descubrir su punto positivo, su granito de arena a la experiencia de la vida. Pero no engañaré a nadie, soy muy de Barcelona. De su sol, de la gente, de la fiesta, de la cultura, de la comida. De todo. Y lo echo de menos, mucho. Aún así no dejo de intentar dar una oportunidad a mi nueva ciudad, porque no vale la pena lamentarse porque se ha perdido la magia. Quizás solo falta volver a buscarla. Y en eso estoy, y así acabé el otro día en Holland Park, sitio 100% recomendable para los que están dentro del royito cultura de parque que tanto se lleva aqui!